Nutrición y estética avanzada
  • slider
  • slider-web01
  • 4
  • slider
  • slider3
  • slider1
  • laser shr
Visit Us On FacebookVisit Us On GooglePlusVisit Us On Linkedin

Hábitos saludables basados en la dieta mediterránea

COMO CONSEGUIR UNOS HÁBITOS SALUDABLES

PROPORCION DE NUTRIENTES DE UNA DIETA EQUILIBRADA

1

La formación de buenos hábitos alimentarios es un excelente instrumento para prevenir enfermedades y promover la salud en la población. La mejor manera de alcanzar un estado nutricional adecuado es incorporar una amplia variedad de alimentos a nuestra dieta diaria y semanal.

Una alimentación saludable requiere, en muchos casos, de una educación nutricional que debe promoverse desde la infancia, en el núcleo familiar ya que los hábitos adquiridos en esa etapa son fundamentales para una correcta alimentación en la adolescencia y una prevención de las enfermedades vinculadas a los trastornos alimenticios. Los efectos positivos o negativos de la alimentación tendrán repercusión, tarde o temprano, en la salud.

Una alimentación equilibrada o “saludable” es aquella que permite al individuo el mantenimiento de un óptimo estado de salud, a la vez que le permite el ejercicio de las diferentes actividades que conlleva cada tipo de trabajo.

Las claves para una alimentación saludable son: variedad, equilibrio y moderación. La buena alimentación debería formar parte de un modo de vida saludable general que incluya también la actividad física regular.

CÓMO CONSEGUIR UNOS HABITOS SALUDABLES

2

1.- Disfruta de la comida: come alimentos diferentes cada día, evita la monotonía.

2.- Come con regularidad: haz 5 comidas al día, el aporte nutricional será el correcto.

3.- El desayuno es fundamental: ayuda a mantener la actividad

física de todo el día. Incluye fruta, lácteos y cereales.

Y disfruta con él.

4.- Equilibrio y moderación: no elimines ningún alimento de la dieta, simplemente controla el tamaño de las raciones de alimentos que, por su composición, deben ser limitados en el menú diario.

3

5.- 5 al día… 3 de fruta y 2 de verdura: su consumo está relacionado con la disminución de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, y además mejora la presión arterial.

6.- Importante los hidratos de carbono: deben aportar al menos el 55% de la energía total diaria, lo que equivale a unas 4-6 raciones de cereales. Con ello reducimos la cantidad de grasas en la dieta como medio de obtención de energía. Y aumenta el consumo de fibra: que sea de unos 25 g/día, para mejorar el tránsito intestinal. Incluye por tanto cereales integrales en la dieta.

7.- Bebe mucha agua: para mantener una buena hidratación ingiera unos 1,5 litros al día de agua. No hay que esperar a tener sed.

8.- Cuidado con las grasas: aunque son necesarias, ya que son una buena fuente de energía y nutrientes esenciales, no se debe abusar de las grasas, sobre todo de las saturadas, ya que aumentan el riesgo de determinadas enfermedades.

6

9.- Modera el consumo de sal: aunque todos los alimentos ya contienen sodio en mayor o en menor proporción, pero en general suficiente para cubrir las necesidades de la mayoría,  su aporte en el cocinado aumenta la palatabilidad de los alimentos. Hay que tener cuidado con el exceso de sodio, que provoca hipertensión.

7

10.- Haga ejercicio: es fundamental ser activos para el mantenimiento de la salud y prevenir una serie de enfermedades como obesidad, hipertensión, cardiopatía isquémica… Además el ejercicio equilibra la relación entre la energía que ingerimos y la que gastamos.